Los Monegros

monegros2

Inhóspitos y áridos llanos y secarrales, estepas desarboladas y extensiones de cereal constituyen el paisaje más característico de Monegros.

Pero su aparente desnudez, desolación y falta de vida esconde muchos tesoros a veces difíciles de apreciar para un observador ocasional.

Este plano paisaje de lomas y colinas de yeso batidas por el cierzo alberga una de las mejores estepas de toda Europa.

En plena Depresión del Ebro, entre los ríos Gállego, Alcanadre, Cinca y Ebro, se ubica este extenso territorio.

Inhóspitos y áridos llanos y secarrales, estepas desarboladas y extensiones de cereal constituyen el paisaje más característico de Monegros. Pero su aparente desnudez, desolación y falta de vida esconde muchos tesoros a veces difíciles de apreciar para un observador ocasional. Este plano paisaje de lomas y colinas de yeso batidas por el cierzo alberga una de las mejores estepas de toda Europa. En plena Depresión del Ebro, entre los ríos Gállego, Alcanadre, Cinca y Ebro, se ubica este extenso territorio.